El Pendón de Gibraltar

6/2/2016

El Dr. Félix Martínez Llorente, profesor titular de Historia del Derecho de la Universidad de Valladolid, en un estudio realizado sobre "Armas y enseñas históricas de la Ciudad y Reino de Gibraltar (1502-1978)", cuando se refiere al Pendón dice:


"Dicho Pendón, que se custodia en la actualidad en la Casa Consistorial del municipio de San Roque, en el Campo de Gibraltar, es de damasco carmesí, de 120 X 125 cms., con rapacejo de oro de 5 cms. En el anverso aparecen las armas de la ciudad de Gibraltar, bordadas en sus esmaltes y colores, tal y como fueron otorgadas por los Reyes Católicos, timbradas de Corona Real abierta y rodeadas de lambrequines florales en oro. En el reverso, las Armas Reales del rey Felipe V, con el escusón de la Casa de Borbón en su centro, rodeadas del collar de la Orden del Toisón de Oro y Corona Real cerrada o de España al timbre. Ambas caras portan, asimismo, en cada uno de los cuatro ángulos, adornos de flores y hojas bordadas en oro. Hasta mediados del presente siglo pendían de un mástil o asta con moharra y cuento de plata así como cordones y borlas en hilos de oro.


El hecho de que aparezcan las Armas del rey Felipe V de Borbón en el reverso de la mencionada bandera y de que la salida de la misma de Gibraltar se produjera en agosto de 1704 nos permite fechas su confección última entre fines de 1700 y principios de 1704.


Será este pendón el que se alzará en la proclamación de la reina Isabel II, por concesión privilegiada otorgada por la Reina Gobernadora María Cristina en cédula de 24 de abril de 1834, en cuya consecución resultó decisiva la mediación del General Francisco Javier Castaños, Duque de Bailén y Presidente del Consejo de Castilla (...)


"Custodiado al momento presente en la Casa Consistorial de la ciudad de San Roque, como auténtica reliquia de un involuntario exilio, es de damasco carmesí, de 120 x 105 cms., con rapacejos o flecos de oro de 5 cms., portando las armas de la ciudad timbradas de Corona real abierta en su anverso, rodeadas de lambrequines florales en oro. En su envés, las Armas Reales del rey Felipe V, con el escusón de la Casa de Borbón en su centro, rodeadas del collar de la Orden del Toisón de Oro y Corona Real cerrada o de España al timbre, pudiéndose datar su confección, por esta razón, en los primeros cuatro años del siglo XVIII. En ningún caso se han conservado los colores originales que en hilos de seda debieron de tener para diferenciar los diversos esmaltes. Ambas caras portan, asimismo, en cada uno de los cuatro ángulos, adornos a flores y hojas bordadas en oro.


Por sus dimensiones casi cuadradas (6:7) y su carácter solemne al gozar de una lujosa confección en rico damasco bordado en hilos de seda, plata y oro, semeja más un guión o estandarte que una bandera al uso. Su permanencia inalterada a lo largo de las dos postreras centurias constituye un indudable mérito del concejo sanroqueño, como custodio diligente de un patrimonio histórico y artístico testimonio de una injustificable usurpación territorial e indigna suplantación de personalidad jurídica".
El autor hace una llamada en la que aclara: "Las armas del rey Felipe V fueron ordenadas a su llegada al trono, en noviembre de 1700, por expreso mandato del rey Luis XIV de Francia, por Clairambault, tomando como base las tradicionales de la Monarquía austríaca a las que se carga en abismo un escusón de Francia (en campo de azur, tres flores de lis de oro) brisado de una bordura de gules. Para ello se ubica encima de éste el entado en punta de Granada, pasando el escusón de Flandes y Tirol a otro entado en punta de todo". (Menéndez Pidal y Navascués, F., Heráldica Medieval Castellana I. La Casa Real de León y Castilla").


En la fotografía que ilustra este trabajo aparece, en primer lugar, el Pendón portado por José Domingo de Mena, en 1940, a su regreso de la exposición que tuvo lugar en Zaragoza; y la otra corresponde a una de las explicaciones del citado José Domingo al periodista Chelala López, que era el decano y representante de la prensa hispanoamericana en España.

 

                              Antonio Casaus