Municipio rico en arroyos

18/6/2016

El trigo importado y el producido se trituraba y convertía en harina en los molinos ubicados entre el pago de San Roque y las vegas de Fontetar, e incluso en Las Algeciras, siempre aprovechando la fuerza de las corrientes de arroyos, como en el caso del hoy conocido como de "la Madrevieja" y entonces llamado, precisamente, "Arroyo de los Molinos", por el número de ellos existentes, que desemboca en el río Guadarranque.

Precisamente, este caudaloso río y la red de arroyos que lo alimentan antes de llegar a su desembocadura, convertían a la zona que se conoce como Taraguilla en uno de los lugares claves de la época, por la feracidad de sus tierras y por ser una encrucijada de caminos.


Me refiero a los arroyos de La Mujer, de Navahermosa, de La Colmena, de La Caracola, del Colmenar, de los Codos, del Corchadillo, de la Madrevieja o de La Alhaja, del Helechar de Pasada Honda, de los Monteses, de Patoviejo, de Las Cañas, y las gargantas de La Loba y la Tejanera, etc.. (referencias tomadas del estudio realizado por Victoria Mejías Moreno y José María Nacarino Corbacho sobre La Cuenca del Río Guadarranque (Un ecosistema campogibraltareño), publicado en la Revista Almoraima en 1989.

 

    Antonio Casaus